El día 9 de diciembre la Dra. Esperanza Martínez Romero (http://www.ccg.unam.mx/maria-esperanza-martinez-romero/) recibió el Premio Nacional de Ciencias 2019 de manos del Lic. Andrés Manuel López Obrador, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. Aquí una semblanza de su trayectoria científica:

La Dra. Esperanza Martínez Romero (61 años) es Investigadora Titular C del Centro de Ciencias Genómicas (CCG) de la UNAM en Cuernavaca, pertenece al nivel 3 del SNI desde 1999 y al mayor nivel (D) del programa de estímulos PRIDE de la UNAM desde que inició en 1991.

Estudió la licenciatura, maestría y doctorado en Investigación Biomédica en la UNAM y obtuvo las Medallas Gabino Barreda en los tres niveles, por tener el mejor promedio de su generación. También obtuvo la distinción Mejor Estudiante de México otorgado por CONACyT al finalizar la licenciatura. Realizó una estancia posdoctoral en el Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA) de Toulouse, Francia y estancias sabáticas en la Universidad de California en Davis. Ha realizado estancias cortas de investigación en Alemania, en Brasil y en Suecia.

Durante la mayor parte de su carrera la Dra. Martínez se ha dedicado al estudio de bacterias benéficas para las plantas. Es pionera en el estudio de la microbiota vegetal, no solo desde un aspecto básico sino también aplicado. Ha encontrado que estas bacterias también pueden utilizarse para la biorremediación de compuestos altamente contaminantes. La Dra. Martínez fue pionera en el uso de marcadores moleculares en el estudio de diversidad microbiana y de taxonomía, y ha enfatizado que se identifiquen las especies de manera certera para evitar el uso de patógenos de humanos en la agricultura ya que es común que la microbiota de plantas incluya patógenos. Ha extendido sus intereses no solo a diversos simbionte de plantas sino también a simbiontes de artrópodos de interés en México. Ha propuesto el paralelismo entre la microbiota intestinal y la de las raíces de las plantas. Entre sus contribuciones científicas más recientes se cuenta el descubrimiento de una nueva simbiosis fijadora de nitrógeno que ocurre en intestino pero también de manera única en la hemolinfa de un insecto nativo de México, la cochinilla del carmín. Los estudios genómicos y metatranscriptómicos han permitido elucidar las funciones del simbionte que además le permite a la cochinilla degradar compuestos que ingiere de la dieta. El simbionte fijador de nitrógeno corresponde a un nuevo género descrito por la Dra. Martínez, y seguramente contribuye a que la cochinilla crezca en los nopales que, por su alta capacidad fotosintética tienen más carbono que nitrógeno. También trabaja con uno de los endosimbiontes más antiguos de artrópodos, semejante a micoplasmas, el cual tiene un genoma reducido, con una lejana similitud con un endosimbionte de un animal marino y con patógenos de humanos. En alacranes este simbionte tendría efectos benéficos produciendo la vitamina riboflavina que ningún insecto pueden sintetizar.

Ha participado como miembro de comités editoriales de revistas internacionales y en comisiones científicas evaluadoras nacionales e internacionales. Actualmente es editora de las revistas “Systematic and Applied Microbiology (SAM)”, “Genome Biology and Evolution (GBE)” y editora invitada de la revista “mBio” de la ASM.  Ha revisado artículos para más de 30 diferentes revistas y fue evaluadora de donativos para Genome Canada, para Israel y de promociones de investigadores. Ha sido miembro del jurado o revisor de tesis de alumnos de doctorado de Finlandia, Bélgica, Australia. Ha sido parte del comité evaluador de los Premios Aida Weiss Puis de tesis de doctorado y de investigación en dos ocasiones. Fue miembro de la Comisión Dictaminadora del Instituto de Biotecnología y del Instituto de Investigaciones Biomédicas e invitada a la Comisión Dictaminadora de Fisiología Celular de la UNAM. Ha sido parte de los Comités Evaluadores del CONACyT en dos distintas ocasiones y además de becas al extranjero y de Cátedras. También ha sido miembro de una comisión evaluadora del PRIDE.

Es profesora en licenciatura y posgrado impartiendo cursos de biología molecular, introducción a la genómica bacteriana, metagenómica, microbiología, mecanismos de interacción planta-bacteria, pensamiento crítico en biología, tópicos selectos de doctorado entre otros muchos. Actualmente dirige 7 tesis de doctorado y ha dirigido 52 tesis de las cuales cerca de la mitad son de doctorado. La mayoría de sus alumnos formados trabaja en investigación, algunos han continuado colaborando con ella, lo que muestra la alta estima que le tienen. De 2013 a septiembre de 2019 fungió como coordinadora de la Licenciatura en Ciencias Genómicas (LCG) de la UNAM, una licenciatura del más alto nivel y apreciada a nivel internacional que se imparte en Cuernavaca, donde ha realizado una muy entusiasta labor.

Dentro de los reconocimientos que la Dra. Martínez ha recibido destacan la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos (1996), el Premio de Investigación en Ciencias Naturales de la Academia Mexicana de Ciencias (1997), el Reconocimiento UNAM Sor Juana Inés de la Cruz (2003), Premio Universidad Nacional por Investigación en Ciencias Naturales (2005), Reconocimiento al Mérito Estatal (Morelos) en Investigación, REMEI (2014), y la Medalla Zapata.). Fue elegida miembro de Board of Directors de la Sociedad Internacional de Ecología Microbiana (ISME) 2011. En 2011 fue admitida a la Academia Americana de Microbiología, la cual exige méritos comprobados en esta área del conocimiento para admitir a sus miembros. Fue presidente del Comité Internacional de Taxonomía de Rhizobium y Agrobacterium desde 1996, miembro del Comité desde 1991. Su biografía fue incluida en el Who’s Who in Science and Engineering Edición 2005-2006 and Outstanding Scientists of the 21st Century, 2006, International Biographical Centre, Woman of the year 2009, 2010.

Cuenta con más de 200 publicaciones, de las cuales 187 son artículos en revistas internacionales, indizados, con arbitraje internacional y ha recibido más de 16 mil citas según la base de datos de Google Scholar con un índice H de 69. Complementa su alta producción científica con una labor sostenida de divulgación que ha consistido en artículos, entrevistas en radio, programas de televisión y conferencias para el público general. Fue editora del libro “Highlights of Nitrogen Fixation Research” en 1999 y “Microbios en Línea” ediciones 2001 y 2004.